De cobrar casi 1.100 euros al mes a poco más de 700 por el mismo trabajo de vigilante de seguridad en un Centro de Atención al Refugiado dependiente del Ministerio de Empleo.

Trabajos basura en el Ministerio de Empleo

El Ministerio de Empleo ha adjudicado la vigilancia de los 4 Centros de Atención al Refugiado que hay en España a Sinergias de Vigilancia y Seguridad, empresa muy conocida y temida en el sector por "reventar" los precios de los servicios que presta gracias al convenio colectivo que ha suscrito con sus trabajadores en el que además de unos sueldos miserables, establece reducciones de más del 90% en el los pluses de nocturnidad y festivos.

Empresas "low-cost" como esta, son las que se están haciendo con la mayoría de contratos.

Sinergias de Vigilancia y Seguridad deberá subrogarse los contratos laborales de los vigilantes que hasta enero trabajaban para Grupo Control, pero no respetará las condiciones que estos tenían sino que según les ha comunicado por escrito, las condiciones laborales serán las recogidas en su convenio que nada tienen que ver con las que tenían con su empresa anterior o con las del sector.

 

Para estos trabajadores la diferencia es brutal pues han visto sus nominas reducidas en un 40% de golpe y porrazo y han pasado de cobrar casi 1.100 euros al mes a cobrar poco más de 700 por el mismo trabajo contratados por el Ministerio de Empleo.

Según el convenio de su nueva empresa, el sueldo base es de 660 euros, menos incluso que el salario mínimo interprofesional (770 euros al mes) al que solo supera por muy poco cuando se le suman pluses por antiguedad o peligrosidad.

Los sindicatos están estudiando el convenio colectivo de Sinergias para recurrirlo. Cuando se firmó, esta sociedad solo empleaba a 65 trabajadores y lo suscribieron solo cinco trabajadores, de los que ninguno estaba integrado en algún sindicato.

Es algo muy habitual en las empresas multiservicios como Sinergias pactar convenios con plantillas pequeñas y sin presencia de sindicatos que luego crecen con mano de obra barata. En este caso, uno de los trabajadores firmantes del convenio era de Madrid donde desempeñaba sus funciones lo que permite que el convenio tenga ámbito estatal y facilita que ahora afecte a toda la plantilla de la empresa incluidos los trabajadores de los que se hace cargo al ganar los concursos.

La misma situación la vivieron hace unos meses los vigilantes de las instalaciones del B.O.E. donde Sinergias también se adjudicó la seguridad. Un vigilante que no quiere dar su nombre para evitar represalias cuenta "el día que llegó la primera nómina de Sinergias lloraba como un niño". Ahora apenas llega a cobrar 1.000 euros al mes con todos los pluses cuando antes superaba los 1.400.

 

Esta solo es otra de las bondades que nos ha dejado la reforma laboral de 2.012 gracias a la cual empresas multiservicios low-cost han multiplicado su actividad en servicios de limpieza, hoteles, grandes almacenes o vigilancia. Esta reforma da prioridad en la aplicación a los convenios de empresa sobre los de ámbito superior lo que permite a estas empresas romper los precios e imponerse en los concursos frente a empresas que se rigen por el convenio del sector.

Otros organismos públicos como el Fogasa o la Seguridad Social también han contratado los servicios de vigilancia con empresas que pagan muy poco por encima del salario mínimo a sus trabajadores y se está convirtiendo en algo habitual.

En el Ministerio de Empleo conocen las quejas de los vigilantes pero se acogen al resultado del concurso importando muy poco la situación de estos trabajadores.

Regresar al inicio