PPSOE son lo mismo, el mismo lobo con diferente disfraz.

La escena que el diputado de Podemos, Diego Cañamero, montó ayer miércoles en el hemiciclo puede salirle cara. Tanto el Partido Popular como el PSOE han rechazado su comportamiento y solicitado a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que adopte las medidas necesarias para que este tipo de actuaciones no vuelvan a repetirse.

Cañamero aprovechó los minutos anteriores al inicio del Pleno para dirigirse al escaño del ministro de Justicia, Rafael Catalá, portando sendos carteles en sus manos, uno con la imagen de Iñaki Urdangarín y otra con la fotografía del sindicalista Andrés Bódalo, para exigir la puesta en libertad de este último.

El diputado morado aprovechó que ni siquiera se encontraba la presidenta del Congreso en el hemiciclo y que, al no haber empezado el Pleno, ninguna autoridad parlamentaria podía llamarle al orden. Para el PP se trata de una conducta constitutiva de acoso, la corrupción no es delito pero manifestarse libremente y señalar que la justicia no es igual para todos es acoso ¡no tienen vergüenza ni la conocen!

No tienen vergüenza ni la conocen
Regresar al inicio