Hoja de servicios de Susana Díaz, candidata elegida por los caciques del partido para dirigir el PSOE aunque haya que pisotear los deseos de sus militantes.

100x100 socialista

Susana Díaz Pacheco nació en Sevilla en 1974. Hija de un fontanero del ayuntamiento de Sevilla se afilió al PSOE con tan solo 17 años. No ha trabajado un solo minuto de su vida laboral para el sector privado y siempre ha estado dedicada a la política.

Ya mientras estudiaba derecho en la Universidad de Sevilla se dedicaba a cortejar a los mandamases del PSOE regional, sobre todo al que fue presidente de la Junta entre 1984 y 1990 José Rodríguez de la Borbolla. Por cierto debía absorberle demasiado tiempo y esfuerzo su pasión política pues tardó más de 10 años en terminar la carrera.

Su ascenso en el partido fue meteórico, comenzó en las Juventudes Socialistas y en 1999 consiguió ser elegida concejal del Ayuntamiento de Sevilla, fue diputada en el Congreso de los Diputados de 2004 a 2008 y en el Parlamento andaluz desde 2008, pasó también por el Senado de 2011 a 2012, siempre en ascenso con los ojos puestos en Ferraz, y así hasta convertirse en la supuesta esperanza del partido.

En marzo de 2010, dio un gran salto al convertirse en secretaria de Organización del PSOE-A, la facción más poderosa del socialismo español. Desde allí, fue afilando sus dotes conspirativas y como buena costurera, tejió contactos y alianzas y preparó el terreno para el zarpazo definitivo. Sus ambiciones siempre fueron muy superiores a su hoja de servicios. El 6 de mayo de 2012, el entonces presidente José Antonio Griñán la colocó al frente de la Consejería de Presidencia e Igualdad, sin saber que al hacerlo cavaba su tumba, y no por verse obligado a renunciar a la presidencia a raíz del caso ERE sino porque Díaz le dejaría en la estacada, igual que haría con otro ex presidente, Manuel Chaves. Les exigió la renuncia a sus escaños como senador y diputado, respectivamente, para preservar el buen nombre de la familia. Los dos se sintierón traicionados por la antaño inofensiva pupila.

Al salir Griñán, se activó el mecanismo de las primarias en el PSOE-A. Díaz, que contaba desde el inicio con la bendición de otro ex presidente de la Junta, Rafael Escuredo, presentó su candidatura el 4 de julio de 2013. Ninguno de sus rivales, ni Luis Planas, ni José Antonio Rodríguez alcalde de Jun, en Granada, logró los avales mínimos para concurrir a la batalla de primarias facilitando así el ascenso al trono de Díaz. Sin primarias en su partido ni elecciones en la Comunidad, accedió a la presidencia gracias al respaldo de IU, partido que acabaría pagando muy caro el favor. Los comunistas intentaron aprobar leyes sociales, contra los deshaucios, creación de un banco público, lucha contra la corrupción, etc. pero se encontraron a sus socios dándoles largas y echando balones fuera, ganando tiempo hasta que Díaz consideró que era el momento del hachazo. El 25 de enero de 2015 les dió la patada y convocó elecciones con un Podemos en sus inicios y el PP en manos de un líder, Juan Manuel Moreno Bonilla, sin apenas respaldo.

Los resultados de las elecciones en Andalucía dieron paso a un multipartidismo kafkiano contrario a toda lógica. Susana se las vió y deseó para conseguir el salvavidas de Ciudadanos, el segundo partido más alejado ideologicamente de la Cámara tras el PP. Nada extraño viendo que después ha sido el PSOE quién ha facilitado el ascenso de Mariano Rajoy a la presidencia del País.

Los de Ciudadanos han conseguido a cambio de su apoyo dos victorias pírricas: una modestísima reforma del impuesto de Sucesiones y Donaciones, tan draconiano en la comunidad que durante la crisis ha provocado que un tercio de los beneficiarios se vean obligados a renunciar a su patrimonio, y una mínima rebaja del tramo autonómico del IRPF, que es el más elevado de España junto al de Cataluña.

La productividad en el Parlamento Andaluz es bastante escasa, solo se han aprobado 2 de las 28 leyes presentadas. Pero promesas y espectáculo no faltan, a Díaz le encanta aparecer , darse baños de masas y prometer. Prometió estrenar antes de que acabara 2015 la Ley de los Derechos de las Personas con Discapacidad, un anteproyecto de ley que viene de 2014 y que sigue atascado. Para abril de 2016 fijó la Ley de Participación Ciudadana después de rechazar la proposición de Ley presentada por IU en el Parlamento. El anteproyecto también data de 2014. Para el primer trimestre de 2016 proclamó a bombo y platillo la Ley de Garantía y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía, aún en la nevera pese a que el anteproyecto se aprobó en junio de 2015. En septiembre de 2015 el Consejo de Gobierno aprobó el anteproyecto para modificar la Ley de Igualdad de Género, otro bluf, el Parlamento la esperaba en el primer trimestre de este año. La banca pública, pactada con IU en forma de anteproyecto en la anterior legislatura, no ha vuelto a ser presentada, pese a recogerla el PSOE en su programa para las autonómicas de 2015. IU la defendió en esta legislatura como Proposición de Ley, pero fue rechazada. Y luego está el chiste de los planes de empleo. Desde enero de 2014 no se ha ejecutado ninguno aunque hayan sido presentados en sociedad ¡seis veces! Los despliegues han coincidido siempre con sucesivas convocatorias electorales.

De la "incansable y feroz lucha contra la corrupción" que se puso por bandera para quedarse el sillón, la Junta contaba con 380 entes que duplicaban funciones de la Administración que le costaban al contribuyente 2.500 millones anuales. En 2014, según un informe de la Cámara de Cuentas, la cifra apenas se había reconducido a 284. Hasta el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía criticó en marzo el desprecio constante exhibido desde la Junta hacia el derecho administrativo y la función pública a través de estos chiringuitos insondables.

El marido de Díaz, José María Moriche, también se ha visto salpicado en el caso Edu, vinculado a otro fraude masivo en la impartición de cursos de formación vía UGT.

Susana Díaz está convencida de ser la salvación del PSOE y nada se va a interponer en su camino hasta Ferraz como bien sabe el ex secretario general Pedro Sánchez también víctima de la ambición de la "Jenni" como le gustaba que la llamaran de jovencita.

Socialista 100x100

 

Suscríbete y recibe nuestras noticias gratis. Comparte ¿Gracias! :-)

Regresar al inicio