Mientras era vicepresidente del Gobierno con Aznar, Rodrigo Rato se autoconcedía subvenciones para un hotel con el que llegó a defraudar a Hacienda 3,5 millones de euros.

Mientras era vicepresidente del Gobierno con Aznar, Rodrigo Rato además de defraudar a Hacienda, se autoconcedía subvenciones

Mientras era vicepresidente del Gobierno con José María Aznar, Rodrigo Rato se concedió a sí mismo una subvención para un hotel de lujo con el que defraudó 3,5 millones de euros.

Según la policía antifraudoe (ONIF) llegó a defraudar a Hacienda 6,8 millones de euros entre 2004 y 2015.

Después de salide de Bankia, cobró 1,7 millones de euros de Caixabank, Santander y Telefónica entre 2012 y 2015

El informe de la policía antifraude de 634 folios detalla que las rentas no declaradas superarían los 14 millones de euros entre 2004 y 2015. Entre los casos investigados se encuentra el Hotel Alba de Layos en Toledo del que era propietario Rodrigo Rato junto con sus hermanos Ramón (ya fallecido) y María Ángeles a través de la sociedad COR. Siendo Rodrigo Rato vicepresidente del Gobierno en 2003, la firma COR construyó el hotel de cinco estrellas “que recibió una subvención algo inferior a un millón de euros de la Comisión delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, presidida en ese momento por el mismo Rodrigo Rato”.

La policía fiscal afirma que todas las rentas generadas por COR se destinaban al hotel y que el importe de lo no declarado “está cercano a los 3,5 millones”. A través de dos proveedores de COR, el grupo Macal y Media House, “satisfacen rentas a Montelayos y Layosalud. A pesar de la ocultación, se entiende acreditado que Layosalud pertenece en su mayor parte a Rato”.

Además, en el informe se exponen los pagos que realizaron a Rodrigo Rato CaixaBank, Grupo Santander y Telefónica, empresas del IBEX 35 después de que este abandonara su cargo en Bankia para que la nacionalizara el Estado. Estas tres empresas, pagaron al exdirector gerente del FMI casi 1,7 millones de euros desde su dimisión hasta 2015 en conceptos de asesoría que Rato no tributó por IRPF sino por sociedades.

Regresar al inicio