Los precios que pagamos en España por la electricidad son los más caros de Europa y de toda la OCDE. Estos precios junto a la presión fiscal que padecen las familias españolas son una clara muestra del expolio que sufren los ciudadanos de este país.

El robo eléctrico en números

Las compañias eléctricas españolas reciben unas subvenciones por producir y vender electricidad que a día de hoy, son de 41 euros/Mwh la eólica, 390 euros la fotovoltaica, 240 la termosolar y 46 euros la cogeneración. Eso hay que sumarlo al precio de mercado en cada momento, que hoy está en torno a los 50 euros/Mwh.

Ninguna de estas energías necesita hoy de ninguna subvención para ser rentables pues el coste de la eólica se ha reducido en un 30% y la fotovoltaica, en un 90%. Como ejemplo, los últimos parques fotovoltaicos en desarrollo en México y Marruecos generan esta energía a 36 euros Mwh, mientras que nosotros la pagamos a 440 euros/Mwh.

 

En 1975, España tenía los precios más bajos de toda Europa con un mercado regulado por el Gobierno que era quién establecía los precios al público de la electricidad teniendo en cuenta los costos de su generación más unos beneficios razonables para las compañías. Por aquellos tiempos el coste de producción actualizando el valor a día de hoy, era de 21 euros/Mwh.

 

En España gracias a la 'moratoria nuclear' se desmantelaron cuatro centrales prácticamente terminadas y se paralizó la construcción de otras cuatro ya iniciadas. Y claro, los consumidores llevamos pagando décadas el coste de ese desmantelamiento para compensar a las empresas por los costos asumidos. Pero lo peor es que esas ocho centrales con una potencia conjunta de 8.000 Mw hoy estarían generando unos 60.000 millones de kwh, <más que toda la energía eólica> a un precio de 20 euros Mwh. lo que permitiría reducir el precio de mercado en un 14%.

Además con la entrada de las energías renovables, se estableció un Régimen Especial que supondría una serie de escandalosas subvenciones a las energías renovables que además y en contra de toda lógica, se mantienen intactas en el tiempo sin tener en cuenta, como en el resto del mundo, la mejoras tecnológicas que iban a producirse.


 

En conjunto, las subvenciones a las renovables suponen hoy el 24% del recibo de la luz. Sumando las consecuencias de la moratoria nuclear y los mayores impuestos de toda Europa, los españoles estamos pagando un 47,5% de más por el recibo de la luz.

Alemania por poner un ejemplo, suprimió el año pasado la casi totalidad de subvenciones a energías renovables, lo mismo que ha hecho el resto del mundo. El Partido Popular para dejar patente su interés por el ciudadano no solo mantiene el grueso de las subvenciones sino que además ha impedido por ley la autogeneración, lo que permitiría a familias y pequeñas y medianas empresas reducir de un modo importante el coste del recibo de la luz. Para evitar cualquier posibilidad de ahorro de las familias y empresas españolas este gobierno no duda en actúar como lo haría cualquier grupo mafioso y para impedir a toda costa el autoconsumo a finales de 2015 impusierón mediante un Real Decreto el peaje de respaldo al autoconsumo energético (el que conocemos como impuesto al sol). Según el ministro del momento José Manuel Soria “Los consumidores deben pagar los peajes de transporte y distribución porque si no les estaríamos subvencionando” tomando una vez más a los ciudadanos por idiotas pues en el recibo de la luz ya están incluidos todos los costes.

Pero aún hay más. En 2016, Tesla, la empresa que fabrica coches eléctricos, puso en el mercado un acumulador que permite la desconexión total de la red. Con placas solares y este tipo de acumuladores es posible la independencia energética total del ciudadano cosa que al parecer hay que evitar a toda costa en España. La respuesta de Rajoy: prohibir bajo pena de fuertes multas la instalación de este tipo de acumuladores.


 

Aún así Mariano Rajoy se permite afirmar en el colmo de la desvergüenza que ha hecho todo lo posible por bajar el precio.


 

Mientras en otros países, empresas y familias instalan miles de Mwh para su autoconsumo, en España uno de los países con más horas de sol apenas hay unas decenas.

Regresar al inicio