Antiguamente para aumentar la producción de los campos de algodón se daba latigazos a los esclavos ahora se llama "COACHING"..

 

Las mentes siniestras, calculadoras y maquiavélicas de la tiranía capitalista española engendran un sinfín de estrategias, a cual mas mezquina, para poder consumar su crimen. Una de ellas es aquella que consiste en hacer creer a los sometidos que no hay mas corrupción que la que se analiza y se trata en sus medios oficiales de comunicación (medios de difusión del engaño) y en los demás foros donde propaguen sus mentiras. Esta corrupción es presentada como la única que se da en el seno del sistema dando a entender que esos casos de corrupción son casos puntuales y aislados y que a medida que sean detectados bastará con la aplicación de unas supuestas medidas de depuración de responsabilidades y de la manifestación de un propósito de enmienda para devolver a los ciudadanos su confianza en las instituciones. No sólo no son depuradas las responsabilidades en su justa medida en todos esos casos, sino que además les sirven al régimen para focalizar en ellos toda la atención y ocultar así la madre de todas las corrupciones a la que tienen la enorme desfachatez de presentar como todo lo contrario, tienen el cinismo de hacerlo pasar como la mayor garantía de honradez y honestidad y uno de los pilares de la civilización contemporánea y del progreso. Me estoy refiriendo a la estructura de la llamada economía de mercado capitalista y a la que además no dudan en aplicarle el calificativo de libre y en la que se da por hecho que todos sus actores protagonistas (banqueros, consejos de administración, empresarios, dirigentes, directores generales, presidentes, altos ejecutivos y demás individuos que ostentan el poder económico) son un dechado de virtudes y de buen hacer y están libres de toda tentación de ser injustos en sus tomas de decisiones y en la manera en que diseñan cual va a ser el funcionamiento de la gran red, el gran tejido empresarial y financiero que va a tener el conjunto de las empresas que se establece en toda la sociedad. Es en esa capacidad de decisión, en ese privilegio que tienen todos esos actores que poseen el capital, los medios de producción y los espacios de producción, para imponer cuales van a ser las condiciones de producción y las relaciones de producción entre empresarios y trabajadores en el proceso productivo, donde radica la madre de todas las corrupciones, la corrupción de mayor magnitud y de mayores y mas nefastas consecuencias para la sociedad desde el momento en que el sistema Estado no prevee ningún organismo o institución independiente que controle que esas reglas del juego impuestas por los actores capitalistas en el proceso de producción, estén basadas en unos criterios que cumplan con los derechos de los trabajadores contemplados en sus propias legislaciones laborales y en su Constitución sino también con los derechos humanos fundamentales en cuanto a la salud, al derecho a una remuneración salarial digna y suficiente, el derecho al disfrute de un tiempo para el ocio y la familia etc, etc. La inexistencia deliberada de ese algo que debiera hacer cumplir unos criterios justos y razonables en el mundo laboral a quienes ahora campan a sus anchas a la hora de decidir cuales van a ser los status económicos de unos y de otros (capitalistas y trabajadores) en el mundo capitalista, hace que esos criterios a aplicar para fijar por ejemplo la cuantía de los sueldos de los empresarios y de sus trabajadores estén en función de la usura y la avaricia puras y duras de los primeros y así por lo tanto vemos que el status económico y el nivel de vida de los empresarios en la tiranía capitalista es siempre superior o muy superior al de los trabajadores que emplean que en base a este dato objetivo pasan a tener la condición de esclavos sometidos a la dictadura del capitalismo con consentimiento o no pero esclavos al fin y al cabo. Víctimas de la plusvalía que no es sino el mayor arma de corrupción de toda tiranía capitalista que permite a los empresarios robar a sus trabajadores y apropiarse impunemente de un monto de dinero tan grande sumando los millones de plusvalías que cada día generan los millones de trabajadores esclavos españoles, que todo el dinero robado en esa ''corrupción de telediario de las tres'' es pecata minuta, nada relevante comparado con las descomunales cantidades de dinero que se roba a los trabajadores en esa Gran Corrupción que genera la ''libertad'' de empresa dentro del marco de la economía de mercado como así recoge para darle ''oficialidad'' y amparo legal a la dictadura del poder económico en el régimen tirano español, la propia Constitución española en su artículo 38.

 

Compartido por el compañero Manuel Mena

Que no se te vaya la vida tratando de ganarla
Regresar al inicio