Dice el Gobierno de esta España nuestra que no vamos a poder pagar en efectivo más de 1.000 euros. Y dice que lo hace por nuestro bien, el de todos los españoles, porque para eso está el Gobierno: para velar por nuestros intereses. Como "el Estado", claro.

Y dice el Gobierno, y una gran parte de los españoles -los ignorantes en materias económicas, quienes no poseen educación financiera o aquellos ingenuos que aún creen en los cuentos de hadas de la socialdemocracia- que es una medida para acabar con la economía sumergida. O en román paladino, para finiquitar el dinero negro.

Disculpen que me entre una risa histérica cada vez que el Gobierno habla de dinero negro en nombre del Estado. ¿Se refiere a ese dinero que circula en sobres por sus instituciones? ¿A ese que engrasa las puertas giratorias por las que transitan los políticos en su retiro? ¿A ese dinero tan sucio que mueve el capitalismo de amiguetes? No, por supuesto que no.

Lo único que quieren es acabar con la LIBERTAD FINANCIERA y además llenar los bolsillos de los bancos, si, además de todo el dinero que no van a devolver pues más todavía.

 

Raúl Tristán

 

 España: una cárcel para tu dinero, un infierno para tu libertad ¡COMPARTE!
Regresar al inicio