-Rita Barberá contesta al juez Conde-Pumpido, al fiscal Campos y a su defensa, pero se niega a responder a la acusación popular, que ejerce el PSOE

Rita no se enteraba de nada.

-Admite en el Supremo que entregó 1.000 euros al partido pero niega que le fueran devueltos con 2 billetes de 500

-Imputada por blanqueo, abandona el lugar entre gritos de "choriza" y "sinvergüenza" tras declarar durante una hora

La exalcaldesa de Valencia Rita Barberá ha declarado durante más de una hora en el Tribunal Supremo imputada por un delito de blanqueo de capitales. Barberá ha contestado a las preguntas del juez instructor, Cándido Conde-Pumpido; del fiscal Juan Ignacio Campo y de su abogado, José Antonio Choclán, y se ha negado a hacerlo a la acusación popular, ejercida por el PSOE, informaron fuentes jurídicas.

En su declaración ha negado conocer sistema alguno de financiación irregular en el seno de su partido. Para hacer esa afirmación se ha escudado en que ella no pertenece al comité electoral, añadieron las mismas fuentes.

A su salida, un pequeño grupo de ciudadanos, que se confundía con los periodistas acreditados, han gritado "choriza", "corrupta", "borracha" y "sinvergüenza" a Rita Barberá, que ha abandonado el lugar en un taxi, junto a su abogado.

Barberá es sospechosa de haber participado en el sistema de blanqueo conocido como 'pitufeo' en el seno del PP de Valencia, donde 49 miembros del Ayuntamiento están imputados por pertenecer presuntamente a la trama. Algunos concejales han admitido que entre marzo y abril de 2015 transfirieron 1.000 euros al partido por vía bancaria que luego recuperaron en metálico. Se trataría de dinero negro procedente de comisiones entregadas por empresarios a cambio de adjudicaciones.

Ante el juez Conde-Pumpido, la exalcaldesa ha admitido este lunes que sí entregó 1.000 euros al partido, como aportación personal, pero que nunca le fueron devueltos en 2 billetes de 500.

Regresar al inicio