«Estaba sola en casa, sentí un dolor tremendo en el pecho y me caí en la puerta de mi habitación. Me arrastré hasta la ventana y llamé a mi vecina: '¡Ven, me estoy muriendo!'. Cuando entró, me encontró tirada en el suelo y llamó al 112. Los de la ambulancia me salvaron la vida y me llevaron al Clínico. Y ahí empezó todo».

«Todo» es la desventura de Mercedes Recio Jiménez, que un día entró en un hospital público por un infarto agudo de miocardio, recibió después una factura de 10.613 euros que finalmente no tuvo que pagar porque no le correspondía y que hoy, casi dos años más tarde, ha visto su cuenta bancaria embargada por los intereses generados al no haber abonado a tiempo aquel importe.

O sea, no tenía que haber pagado la factura, pero sí los intereses de la demora por no haber pagado esa factura. Surreal pero legal.

O sea, 530, 65 euros.

Sumando... 11.143 euros de meses y preocupaciones.

Mercedes creía haberlo visto todo desde su puesto en la Secretaría de muchos ministros de Interior, de Justicia o de Agricultura a lo largo de la democracia.

 

Trabajar 43 años para que te cobren un infarto parece una broma demencial y de muy mal gusto. Seguid viendo Sálvame o Gran Hermano, ya os tocará ¡no salgáis  a la calle a protestar!

 

Noticia de El Mundo

loading...
43 años cotizando y me cobran un infarto, además me embargan la cuenta
Regresar al inicio