loading...

"Soy tu padre, tienes que dejarte llevar, no vives bien tu sexualidad". Con frases como esta intentaba Román M., supuesto sacerdote cabecilla del clan conocido como los 'Romanones' o 'Romanes', convencer a su víctima. Daniel, nombre ficticio y actualmente Supernumerario del Opus Dei, denunció en octubre de 2014 los presuntos abusos sexuales que sufrió de los 14 a los 17 años (entre 2004 y 2007) por parte de este grupo de sacerdotes.

En el auto del juez Antonio Moreno se relata la historia del denunciante y de otras tres posibles víctimas El Juzgado de Instrucción 4 de Granada, que ha levanado el secreto de sumario, ha imputado a doce personas (diez curas y dos seglares) como autores, cooperadores o encubridores de infracciones penales por comisión de delitos contra la libertad e indemnidad sexuales, en sus formas de agresiones, abusos o exhibicionismo.

Cuatro de ellos (hay un profesor de Religión) ya habían sido detenidos y puestos en libertad el pasado noviembre, aunque solo el presunto cabecilla, el padre Román, tuvo que pagar 10.000 euros de fianza. En el auto del juez Antonio Moreno, además del caso de Daniel, se relatan las historias de otras tres posibles víctimas.

El joven que denunció los hechos y quien el papa Francisco llamó por teléfono pidiéndole perdón en nombre de toda la Iglesia, dice que conoció a Román M. cuando era párroco de la Iglesia de San Juan María Vianney en el Zaidín (Granada). Daniel, que entonces tenía 7 años, comenzó a ir a misa todos los domingos y, más tarde, a merendar a la casa que los sacerdotes tenían en la calle Pavía, calle Félix Rodríguez de la Fuente y la de la Urbanización Los Pinillos de Cenes de la Vega, donde finalmente, según el auto, "ocurrían los hechos más graves".

Orgías y abusos sexuales a menores en el clan de sacerdotes de los Romanones en Granada
Regresar al inicio